La Catedral de Murcia.

Murcia, Catedral, pluma final blog

Este es, en mi opinión, uno de los dibujos más espectaculares de mi padre. Dos meses de trabajo, a unas cinco horas diarias. Sin encargo previo. Por voluntad y deseo propios. Cuando observo este dibujo me quedo absorta y perdida entre la multitud de detalles que contiene y vuelvo a asombrarme ante la inmensa paciencia y rigurosidad con la que llevaba a cabo sus proyectos. Con un simple lápiz; con un simple rotring. Creo que esta constancia y perseverancia en el trabajo, cuando ni siquiera sabes si obtendrás algún beneficio económico con ello, solo puede proceder de una pasión inmensa y sincera hacia aquello que realizas. Tiene que provenir de un placer y una satisfacción internas cuyo alcance y significado solo él conocía, pues ni siquiera buscó alguna vez el reconocimiento o el prestigio ajeno. Le bastaba con nuestras pobres muestras de admiración, acostumbrados como estábamos en mi familia a verlo pintar, a hacer virguerías en su rincón compartido de la casa. Imagino que podía ser su manera de trascender la realidad, de olvidarse de sí mismo concentrado en cada trazo, en cada detalle. Imagino que sería su forma de meditar, de permanecer con la mente en blanco transformado en historia pasada, presente y futura. Imagino que quizás, de vez en cuando, soñaba ante el papel en blanco que poco a poco iba cobrando vida. Imagino, porque jamás le pregunté lo que sentía al dibujar, jamás le pregunté lo que todo ese ritual significaba para él.

 

 

Anuncios

Caravaca de la Cruz. Murcia

Allá por el 2009, mi padre finalizaba el dibujo de la portada del Santuario de Caravaca de la Cruz, en Murcia, una de las cinco ciudades del mundo donde se celebra el Año Jubilar Permanente. Pero de nuevo, se trata de un proyecto realizado, no por encargo, sino por iniciativa propia en plena eclosión de la “crisis” o estafa global, como matiza él en su blog una y otra vez (perplejo estaría ahora ante el panorama que se nos presenta por cierto) con la intención clara de darle una salida, aprovechando que 2010 era Año Santo.

Sin embargo, así quedó el dibujo. Ni siquiera llegó a pasarlo a pluma. Es una lástima, porque quizás ahora, que se acerca un nuevo Año Santo, hubiera sido una buena oportunidad para que este espectacular dibujo pudiera ser aprovechado y disfrutado por muchas otras personas y no sólo por la familia.

 

murcia-caravaca-portada-boceto-lapiz
Boceto a lápiz. Tamaño original 65×40
murcia-caravaca-portada-boceto-lapiz-detalle
Detalle a escala original